Page 146 - MONOGRAFIA DEL ESTADO DE CAMPECHE, JUAN JOSE BOLIVAR AGUILAR

Basic HTML Version

LOS MUNICIPIOS DEL ESTADO
Las ganancias alcanzaron para que adquirieran otras propiedades, incluso
una finca.
El éxito de aquel pan se debió a la buena calidad de los productos que usa-
ban: harina, huevos, manteca de cerdo, miel y algunos aromáticos como el anís,
aunados a los conocimientos de la señora. El
pomuch
es un pan redondo, que
en cierta forma recuerda a un sapo, es un pan de agradable sabor y aroma de
anís. Las panetelas o escotofi, como eran llamadas, son aún llevadas por mujeres
mayas a vender en las ciudades de Mérida y Campeche, manifestando que son
de
Pomuch.
Pomuch tiene actualmente más de 6,000 habitantes, la mayoría dedicados a
la agricultura, producen poco maíz, hortalizas, frutas, cuenta con más de seis
panaderías que elaboran numerosos panes, sobre todo los franceses rellenos de
jamón y queso. Desde hace algún tiempo, un grupo de hombres sale a trabajar
como albañiles y jornaleros, a otros municipios o estados de la península, por
falta de fuentes de trabajo. La villa cuenta con varios servicios urbanos; en el
renglón de educación tiene seis centros de educación preescolar, cinco prima-
rias, una secundaria y recientemente, una preparatoria. El número total de
alumnos, en todos los niveles es de poco más de 2,000, cuenta con una biblio-
teca pública, un taller de arte experimental, un grupo folklórico y un albergue
del Instituto Nacional Indigenista. El centro de salud tiene un médico de base y
algunos pasantes que vienen a prestar su servicio social.
Tiene ocho barrios: Villa Concepción, La Soledad, Santa Cristina, San Diego,
San Pedro, Benito juárez, Pueblo Nuevo y Colonia Nueva.
De Pomuch parte una carretera estatal que llega hasta la hacienda Dzotzil,
que está en ruinas, desde aquí continúa un camino que pasa por Ixchil, otra ex
hacienda que hoy es un pequeño poblado y sigue hacia la costa pasando por el
petén (franja boscosa con arbustos y palmeras de guano); ya cerca de aquélla
penetra por un terreno bajo, pantanoso y de manglar, que concluye en la costa,
frente a la isla de Jaina.
2 . 2 . 5
ia
ISLA DE JAINA
Se encuentra a escasos 40 o 50 metros de la costa, en un recodo en forma de
estero rodeado de manglares, seguramente la isla no fue habitada y sólo sirvió
como necrópolis, donde los mayas de la región enterraban a sus muertos nota-
bles y poderosos. Esta isla tiene un poco más de un kilómetro de largo y de seis-
cientos a ochocientos metros de ancho en su parte más amplia; el mar le queda
al suroeste, la vegetación es en su mayoría de arbustos, con pocos árboles altos y