Palacio municipal, Calkini

HISTORIA


Calkiní es uno de los pocos municipios en el estado de Campeche que posee una riqueza cultural y artística, de ahí que es conocida también como la Atenas del Camino Real. Su gente, sus tradiciones y costumbres provienen en gran parte de la cultura maya que dominara esos territorios por miles de años y que hoy es orgullo para los campechanos.

La tradición maya cuenta que después de la destrucción de Mayapán nueve hermanos Canul fueron los fundadores del cacicazgo Kal Kin (garganta del sol); cada uno de los hermanos fundaron una población. Así, este cacicazgo fue creciendo hasta convertirse en uno de los más prósperos antes de la llegada de los españoles.
El 1541, Francisco de Montejo "El Mozo", sojuzgó a los descendientes de Tzab-Canul y como paradoja, la capitulación se hizo a la sombra de la misma ceiba donde fundó Calkiní. El asentamiento quedó entonces en las inmediaciones de Tuc ca’an, en un lugar llamado Ca’l kin. Al término de la conquista de los mayas, Montejo “El mozo”, entregó Calkiní en encomienda al español don Gaspar Pacheco. 
Espiritualmente, los indígenas mayas fueron educados a partir de 1544 por los frailes Luis de Villalpando y Juan de Herrera quienes fueron los primeros misioneros en llegar al territorio.

En 1785, el territorio figuraba como encomienda de Antonia de Salazar. Ya en el México independiente, al promulgarse en 1824 la Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos, toda la península de Yucatán se constituyó en el estado de Yucatán, con derechos para la formación de su régimen interior y así el pueblo de Calkiní se elevó a la categoría de villa, el 16 de septiembre de ese mismo año por decreto de la legislatura del nuevo estado de Yucatán. 

En 1848, durante la Guerra de Castas, Calkiní fue sede de la reunión entre los caciques del Camino Real la cual fue precedida por el Juan Chí, quien motivara a la población indígena a proteger y ayudar a la raza blanca en bien de la paz y del progreso. Debido a esa situación muchas familias yucatecas decidieron establecerse en la región de Calkiní.

En el año de 1916 se promueve y establece a Calkiní como Municipio Libre del estado de Campeche. Posteriormente, el 30 de noviembre de 1918, Calkiní adquirió el rango de ciudad. 

 

 

PATRIMONIO EDIFICADO


Templo de San Luis Obispo

La iglesia, advocada a San Luis Obispo de Tolosa, comenzó a erigirse en 1548 y se inauguró el 29 de agosto de 1561 cuando el Pbro. Agustín Ponce celebró la primera misa.
En su interior hay un retablo de madera de estilo barroco de hace más de cuatrocientos años, asimismo se encuentra un púlpito tallado de madera y el bautisterio.
Solo tiene una torre, concluida en 1776.
Se ubica  en la plaza central de la ciudad de Calkiní, a un costado del Palacio Municipal.


Iglesia de la Asunción

Antes de la construcción de este templo católico, Dzitbalché, era un pueblo de visita que pertenecía a la cabecera de Calkiní, sin embargo, para 1768 se iniciaron los trabajos de construcción de esta iglesia, la cual se levantó sobre una plataforma prehispánica. Los trabajos fueron dirigidos por el fraile Nicolás Pozuelos y finalmente fue advocada a la virgen de la Asunción. Para 1984, y siendo presbiterio del templo José Casanova  fue elevada a la categoría de parroquia.

El templo es de una sola nave con bóveda de cañón corrido; ostenta en su exterior una fachada principal con una puerta de arco de medio punto, ventana coral, espadaña coronada con cruz latina y perillones en las esquinas. En el interior del templo se observan tres altares de pequeñas dimensiones, hechos de madera, con una confección sencilla, característica de las obras franciscanas
Se ubica frente a la plaza principal de la villa de Dzitbalche.

 

El templo de Nuestra Señora de la Natividad


Este templo  es uno de los más interesantes e imponentes edificios del Camino Real, por eso no puede pasar por desapercibido para quienes visitan Bécal. Su construcción se remonta al año de 1570 cuando los franciscanos evangelizaron a los indígenas mayas, sin embargo este inmueble quedó concluido en 1630. Gran parte de los montículos mayas fueron destruidos para que con sus piedras fuera edificado este recinto religioso. Desde lo lejos uno puede contemplar sus majestuosas torres, que no precisamente son de orden franciscano, sino que fueron levantadas a fines del siglo XIX financiadas por el hacendado Sixto García, buscando que fueran las más altas del Camino Real, y que el repicar de sus campanas se escuchará hasta Calkiní.


En la actualidad el templo sigue siendo una referencia para los becaleños y uno de los testimonios más fehacientes no solo de su fe, si también de su historia y cultura.


El templo se ubica en el corazón de la villa de Bécal.

 

 

 

 

Templo de San Bartolomé

Es una construcción religiosa de la Orden Franciscana que data del siglo XVIII. Arquitectónicamente es de una sola nave de cañón corrido de vigas de madera, cuenta con una sacristía, bautisterio y presbiterio en donde se aprecia un retablo hecho a base de estuco.

Por sus características arquitectónicas el retablo central corresponde al estilo barroco estípite, está modelado en argamasa con cal y sahcab. El retablo está dividido en tres calles laterales enmarcadas por pilastras.  La fachada del inmueble presenta un acceso con arco de medio punto y es coronada por una sencilla crestería.

Se ubica en la plaza central del poblado de Tepakán.

 

 

 

Foto antigua iglesia de Tepakán (1947), Calkiní, Campeche.




Hacienda Santa Cruz

Surge en el año de 1866 como hacienda henequenera cuando entonces esta planta comenzaba su apogeo. Dos de sus propietarios fueron don Sixto García y Vitalino Campos. De su arquitectura sobresale la capilla del Santo Cristo del Amor, en ella existe una cruz original de la misma época. El edificio de los talleres posee arcos al frente. Actaulmente, se utiliza como oficinas de la Junta Municipal. Aun se conserva el arco de acceso a la estructura.



Hacienda Tankuché

Fue una de las más importantes haciendas en el estado productora de fibra de henequén y de ganado vacuno. Uno de sus últimos dueños fue Alonso Aarrigonaga, la cual la adquirió como herencia de su padre Manuel Arrigonaga. Esta hacienda ostenta una arquitectura de estilo francés, simulando una fortificación medieval. La fachada de la casa principal está compuesta de un nivel rematado.

En la parte central se aprecia la arquería de medio punto, soportada por columnas pareadas de capitel toscano; se notan relieves circulares y se encuentran flanqueadas por dos torres laterales de un cuerpo. Esta hacienda se estableció alrededor de 1830.
Tancuche es de vocablo maya, cuyo significado es “delante de los cedros”.

 

 

 




Plaza del Sombrero

Esta plaza es una construcción contemporánea que data de 1968 y presenta en la parte central una estructura de tres sombreros unidos, es conocida también como plaza del progreso. En ella se realizan diversas actividades culturales y recreacionales en donde la comunidad se reúne para disfrutar de la convivencia. Este lugar, hace referencia a una de las actividades artesanales más sobresalientes de la comunidad de Bécal: el tejido de la palma de jipi. Esta actividad ancestral data de la época prehispánica, sin embargo es en el siglo XIX cuando el hacendado Sixto García comienza la industria local a través del cultivo del jipi en su hacienda Santa Cruz, ya que anteriormente se conseguía en el petén guatemalteco. La confección del sombrero de jipi empezó a expandirse entre los habitantes de las comunidades de alrededor, cuando el señor Pedro Uc enseñó a muchas personas la técnica del tejido de esta prenda.

 


FIESTAS Y TRADICIONES

Los habitantes de las diferentes comunidades del municipio de Calkiní se caracterizan por su singular manera de preservar y celebrar sus fiestas populares y religiosas.


La Fiesta del Sombrero de Jipi

Este evento es de carácter comercial y cultural pues busca difundir el trabajo de los artesanos de la región. Durante el festejo se realizan diversas actividades culturales y recreacionales como la coronación de la reina de la feria, elegida con anticipación, se organizan exposiciones de obras artísticas, exposiciones comerciales y artesanales. Se disfruta además de bailes populares, juegos mecánicos, corridas de toro y sobre todo de la magna Vaquería, el cual es uno de los bailables más coloridos y majestuosos del Camino Real.

Fecha de celebración: 30 de abril al de mayo.

Lugar: Plaza del Sombrero en la villa de Bécal.



F
iesta patronal de San Isidro Labrador

Las fiestas patronales son la expresión de la fe católica que acompañado de otros eventos paganos permitan a los habitantes de la comunidad y aun los que no pertenecen a ella, participar en los diversos eventos que se desarrollan en ellas.

En la ciudad de Calkiní se celebra con gran fervor al Santo Patrono Isidro Labrador. Durante este festejo se realizan oficios litúrgicos como la procesión de esta imagen por las calles principales de Calkiní, se realizan misas, novenarios en donde los fieles cristianos agradecen y al mismo tiempo hacen promesas por los favores divinos. Además, se puede disfrutar de bailes populares, novilladas, veladas culturales, danzas regionales como la tradicional Vaquería y la Cabeza de Cochino.

Fecha de celebración: del 12 al 15 de mayo

Lugar: Ciudad de Calkiní.


Fiesta patronal de Nuestra Señora de la Asunción

La fiesta en honor a nuestra señora de la Asunción también va acompañada de actividades eclesiásticas, culturales, de entretenimiento y comerciales, en las que participan la gran mayoría de los habitantes de Dzitbalché y de otras comunidades de la región.

Fecha de celebración: Mes de agosto

Lugar: Dzitbalché.



F
iesta patronal de San Diego de Alcalá

El pueblo se caracteriza por su singular manera de preservar y celebrar sus  fiestas populares y religiosas; como la que se lleva a cabo en honor a su Santo Patrono, San Diego de Alcalá.  Se realiza la procesión, novenarios en donde participan alrededor de 30 gremios para llevarle las mañanitas a su  santo patrono, más tarde se lleva a cabo la misa en su honor.

En esta celebración se mezclan las viejas creencias indígenas con las  adquiridas de la cultura hispana, ya que al subir de nuevo al santo a su altar, los feligreses se reúnen en el parque para quemar al Dzul ‘ kak (Caballero de Fuego), quien representa la enfermedad y maldad.

Actualmente, previo a la quema, este muñeco es paseado por todo el pueblo, con la finalidad de recaudar fondos económicos para que en el próximo año se le compre nuevo atuendo, que consiste en un sombrero, un paliacate rojo en el cuello, una camisa blanca con pantalones y botas negras.

Fecha de celebración: 3 de noviembre al 1 de diciembre
Lugar: Nunkiní


L
os osos de Nunkiní

Los Osos es una tradición del poblado de Nunkiní que surgió en la época de los cacicazgos, cuando los peones eran explotados por los caciques los cuales ya cansados de estos los aprehendieron y los encerraron en la cárcel de la Presidencia. Para no ser reconocidos los peones se cubrieron el rostro y luego los mataron cortándoles la cabeza. Desde ese  momento, año con año durante las fiestas carnestolendas acostumbran a disfrazarse de esa manera algunos lo hacen para asustar a la gente y otros para arreglar sus diferencias personales sin ser reconocidos.

Fecha de celebración: esta tradición se realiza dentro de los días del Carnaval.

Lugar: Nunkiní


La Vaquería

Una de las danzas rituales más importantes del municipio de Calkiní es la vaquería y es considerada como una de las mejores del Camino Real. La vaquería no tiene alguna fecha en específica para su celebración ya que forma parte de las fiestas religiosas y paganas. Esta tiene su origen en las haciendas cuando el ganado era marcado y cuando se celebraba la fiesta de San Antonio, Santo Patrono de los hacendados. De ahí fue trasladada a las comunidades cuando las haciendas desaparecieron en la primera mitad del siglo XX.

Fecha de celebración: Se celebran en las fiestas paganas y religiosas de la región.

Lugar: Se practica en las comunidades del Camino Real y Los Chenes.

 

ARTESANIAS

Calkini es históricamente tierra de artesanos, desde sus tiempos pretéritos han plasmado en diferentes materiales naturales su arte, su ideología y costumbres. Los trabajos artesanales que uno encuentra son: alfarería tradicional, trabajos con arcillas procesadas y fijadores sintéticos; artesanía con fibras naturales como el jipi, el henequén y las palmas; trabajos en madera; textiles bordados a mano y en maquina, talabartería; y el urdido de las hamacas frescas y tradicionales

El barro trabajado con técnicas antiguas encuentra su máxima expresión dentro del estado en la comunidad de Tepakán, lugar en donde las manos femeninas transforma la tierra en objetos útiles y variados como las ollas, los cantaros, los jarrones, los candeleros, los incensarios y silbatos.
Bécal por su parte hace alarde de los famosos sombreros de jipi; este artículo se elabora en las frescas cuevas de este pueblo, en donde, toma diversas formas, ya sea en un sombrero o en objetos artísticos combinados con la madera y otros recursos para producir collares, aretes, pulseras, bolsas, abanicos, cigarreras, sandalias, canastas, floreros, cinturones y tapetes individuales para mesa.

El petate o pop, es otro recurso natural que se produce en las zonas húmedas de la sabana del petèn en el noroeste del estado. Esta planta es trabajada en la comunidad de Nunkini, lugar en donde se elaboran los bellísimos kich kelenpop, que quiere decir petate bonito o dibujado. Este producto puede tener hasta cuarenta dibujos diferentes en una sola pieza, que suele medir un metro y medio de largo por ochenta centímetros de ancho.
Otra de las fibras que se procesa para la elaboración de artesanías es el henequén, conocido en la región una vez procesado como el tzosquil. Con esta materia prima se elaboran bolsas, el casi extinto sabucàn (las bolsas de trabajo o morral), o las hamacas elaboradas en bastidores de madera, ya sea en tejido fino, enmallado o en tejido de red.

La madera es un material que se ha venido utilizando desde épocas muy remotas para usos múltiples. En Dzitbalche, Santa Cruz Ex hacienda y Tankuche se emplea este recurso en la elaboración de puertas, marcos, mueble y carretas, molcajetes, batidores para el chocolate, bancos y los tradicionales banquillo y la mesa de cocina que se emplean para el torteado. En fechas recientes santa cruz es el lugar en donde se elaboran las bases para sillas mecedoras y las bases para la hamaca jardinera y el columpio, que se complementan con el tejido de hamaca.
Sobresalen también los hermosos bordados de Dzitbalchè, Santa Cruz y aquellos del barrio de Kikalan, en Calkini, como los famosos hipiles adornados con vistosas tiras floreadas en múltiples colores matizados, ya sea hechas a mano o a máquina.